Optaría por no elegir, una y otra son compatibles según el caso. Pero en ambos casos, la carencia del lenguaje no verbal me resulta tan significativa que en muchos casos se haría necesaria si o si. El uso de la videoconferencia cubriría este aspecto,  y son cada vez más los cursos que utilizan esta vía para comunicar con el alumno.  Permite una inmediatez y gestualidad lo más parecida a una conversación en persona, si bien es cierto que el mayor tanto por ciento de los cursos, y de su comunicación no necesita el lenguaje no verbal, también es considerable el incremento de proximidad, implicación e incluso motivación que añadiría a cualquier curso.

Un comunicación asincrónica es utilizable en aquello que no necesita inmediatez, que puede esperar. Mientras, la sincrónica permite la pregunta y respuesta de aquí y ahora. Para ambos casos, se debe saber hacer buen uso, sin esperar un respuesta rápida en un caso, o no hacer la pregunta idónea el momento preciso.

Sí creo que el tutor tiene suficientes vías de comunicación, pues si añadimos lo similar a la videoconferencia, estaría condenado a no atender a todos por igual, presentando en muchos casos a la necesidad de exclusividad difícil de atender para tanto alumno, aunque la educación en este sistema podría enriquecer el curso, con una lluvia de ideas, un intercambio de experiencias…

Anuncios