A la hora de tratar la alimentación y la nutrición, surgen muchos mitos que, normalmente por intereses económicos, no hacen más que perjudicar una buena dieta. Estos mitos parecen siempre asociarse al engorde de quien los toma, que si el agua engorda, el pan, la fruta después de comer… Es necesario aportar la información correcta a nuestros alumnos desde chiquitos, pues serán ellos los que más adelante creen sus propias dietas y no deben caer en errores que eviten tomar aquellos alimentos que sí los benefician. ¡Cómo no comer pan, beber agua o tomar fruta!  Una buena información, con base, puede ayudarnos a ser consumidores críticos e idóneos con los planteamientos correctos de una dieta saludable.

Anuncios