Os dejo un vídeo de poco más de 4 minutos que puede resumir la esperanza de toda una vida, que TODO ES POSIBLE.

Esta historia es la de un padre Australiano que realizaba año a año el Ironman de Australia, y su mayor ilusión era competir al lado de su hijo dicha prueba, el cual y por desgracia nació con parálisis cerebral. El Australiano nunca vió la situación de su hijo como obstáculo y entrenó muy fuerte junto con él por varios años hasta que llegó la hora. Llegó el momento y el australiano de aproximadamente 60 años inscribió a su hijo y a él mismo al Ironman de Australia. Tardarón unas 17 horas, pero eso es lo de menos, son un ejemplo de SUPERACIÓN.

Anuncios