sudor.jpg

Cuando se realiza actividad física intensa, el cuerpo humano, por diferentes motivos, empieza a evaporar agua. Esta es eliminada a través de la sudoración con la finalidad de controlar la temperatura corporal que hay en el interior y no haya problemas físicos, explicó la nutricionista Milagros Agurto.El doctor Juan Carlos Benites sostuvo que si no ocurriera la transpiración, el cuerpo comenzaría a aumentar su temperatura interior lo cual trastornaría el centro de esta a nivel cerebral.

Al realizar actividad física la persona respira más rápido y en la expiración se elimina líquido más rápido.Si la persona no transpira pero tiene actividad física y no repone la cantidad de sales (electrolitos), los síntomas que se presentan son mareos, cansancio, dolor de cabeza e incluso puede sufrir desmayos.

En los niños los síntomas son similares, indicó el doctor Jorge Abel Salinas. La cantidad de líquidos que tienen los niños en su organismo es mucho mayor en proporción a la de los adultos, por lo tanto, si tiene mucha actividad física y no se hidrata puede sufrir este problema.

Si la persona no suda, dijo Benítes, los electrolitos pueden ser eliminados en la orina, lo cual se observa en el color de la misma.Según Milagros Augurto, durante los ejercicios se pierden las vitaminas C y B además de los electrolitos (Sodio, potasio). El doctor Benites recordó que el equilibrio entre el sodio y el potasio es importante pues permite la función exacta de la célula dentro del cuerpo humano.

Recuerde:

-La cantidad de la transpiración la determina cada organismo de acuerdo a la intensidad y tipo de ejercicio.

-Durante el ejercicio puede y debe tomar agua si su cuerpo lo requiere.

-Las bebidas rehidratantes aportan los electrolitos  (glucosa y sodio) que se pierden por la transpiración.

-Las bebidas energizantes estimulan al sistema nervioso para que tengan energías. Por lo general están compuestas por sustancias como cafeína y guraná en concentraciones elevadas que alertan al sistema nervioso.

-El uso indiscriminado de estas bebidas pueden provocar colapso bascular, provocar temblores, entre otros.

– Los diabéticos pueden beber estos productos sólo si han realizado ejercicios físicos debido a que el potasio y el sodio que contienen podrían intensificar un posible daño renal preexistente.

Anuncios