El consumo de leche tras practicar ejercicio quema más grasa y se asocia a un mayor incremento de la masa muscular

Una investigación demuestra que beber leche comporta más beneficios que consumir una bebida de soja u otra rica en hidratos de carbono

Jano Online
09/08/2007 09:24

leche2.gif

      

Los resultados de un estudio realizado por investigadores canadienses de la McMaster University, publicado en el “American Journal of Clinical Nutrition”, muestra que la leche ayuda a las personas que practican ejercicio a quemar más grasas.

Estos resultados forman parte de un estudio en marcha que investiga el impacto del consumo de leche en un grupo de 56 individuos de 18 a 30 años de edad sometidos a un riguroso programa de levantamiento de pesas durante 12 semanas. Los participantes fueron divididos en varios grupos para que, después de cada sesión de ejercicio, bebieran dos vasos de leche desnatada, una bebida de soja o una bebida rica en carbohidratos. El consumo era en todos los casos equivalente en cuanto a proteínas y valor energético. Al final del estudio se observó que aquellos participantes que consumían leche tras la actividad física habían perdido casi la mitad de la grasa (alrededor de 900 gramos), en comparación de los que tomaron la bebida en hidratos de carbono, que perdieron alrededor de 450 gramos de grasa. En el caso de los que tomaron la bebida de soja, no perdieron nada de grasa. Además, el aumento de masa muscular fue mayor entre los que consumieron leche que entre el resto de participantes. Los autores reconocen que la pérdida de grasa entre los consumidores de leche fue muy superior a lo que esperaban. “Las implicaciones prácticas de estos resultados son obvias: si uno quiere ganar músculo y perder grasa como resultado del ejercicio, lo mejor es que beba leche”, declaran.

El aumento de masa muscular en este grupo fue un 40% superior respecto a los que tomaron la bebida de soja y un 63% superior respecto a los que consumieron la bebida basada en carbohidratos.

American Journal of Clinical Nutrition 2007;86:373-381  

Anuncios