Jano Online y agencias
29/08/2007 12:32 Entre el 74% y el 94% de las muertes súbitas que ocurren en el mundo del deporte son de origen cardiovascular, afirmó la Dra. Araceli Boraíta Pérez, responsable de cardiología del Consejo Superior de Deportes y presidenta del Grupo de Trabajo de cardiología del deporte de la Sociedad Española de Cardiología. Casos como el del jugador del Sevilla Antonio Puerta, fallecido en la UCI del hospital Virgen del Rocío de Sevilla tras ser reanimado el pasado sábado de una parada cardíaca, son relativamente frecuentes en jóvenes deportistas. Boraíta señaló que las estadísticas demuestran que se producen en personas menores de 30 años, aficionados al deporte o deportistas de élite, y las causas más frecuentes son las miocardiologías, como la miocardiopatía hipertrófica o la miocardiopatía ritmogénica, las anomalías congénitas en las arterias coronarias y la patología aórtica.

No obstante, “más del 30% de las muertes súbitas siguen constnado como de causa indeterminada” porque “en muchos casos la anatomía patológica no es capaz de concluir cuál ha sido la patología que ha producido esta muerte”. En estos casos, personas aparentemente sanas sufren un síndrome arritmogénico, bien por organismos involucrados con el deporte o con el ejercicio físico intenso que puede desencadenar una arritmia que puede llevar a una parada cardiaca o a una parada cardiopulmonar.

Boraíta recomienda que a aquellos deportistas que van a hacer deporte o actividad física intensa se les realice un estudio destinado a buscar posibles patologías que puedan producir muerte súbita. Esto se hace a través de un reconocimiento médico deportivo que “como mínimo, debe consistir en una historia clínica, una exploración cardiovascular, un electrocardiograma y, en caso de estar sometiendo de forma repetida a entrenamiento y a competiciones, se debería incluir en los menores de 30 años un ecocardiograma”.

Anuncios