nadar1.jpg

              El plusmarquista mundial paralímpico Dani Vidal, que hoy se convirtió en el primer nadador sin brazos en cruzar el Estrecho de Gibraltar, reivindicó “más atención” para el deporte adaptado, ya que “está olvidado por todo el mundo”.

            El nadador castellonense reconoció que decidió cruzar a nado el Estrecho de Gibraltar “para crear un punto de atención sobre el deporte adaptado” porque, según él, “Dani Vidal es campeón del mundo y no lo conoce nadie”.“Era algo que tenía en la cabeza desde hace tres años y que ahora he visto cumplido. Me quedo con una satisfacción muy grande por haber alcanzado mi sueño, y con ello demostrarle a la sociedad lo que somos capaces de hacer los deportistas adaptados”, manifestó el nadador.

            Vidal reconoció que en algún momento pensó que no conseguiría finalizar el trayecto por la variabilidad de la meteorología en las aguas del estrecho.“Pensaba que no lo iba a lograr por la meteorología, no porque no me viera capacitado para hacerlo. Las condiciones climáticas cambian rápidamente en esa zona. Te levantas y hace sol, como media hora después cambia el viento y las corrientes. Eso es lo que tiene el estrecho”, apuntó.El nadador castellonense, que tardó seis horas y veintidós minutos en conseguir cruzar el Estrecho de Gibraltar, aseguró que sólo piensa en descansar, recuperarse después de un esfuerzo que, según Vidal, “valió la pena”.

                                                                                                     22/08/2007 EFE

nadar2.jpg

Su dura historia

             Este valiente atleta nació el 30 de diciembre de 1975, en Castellón de la Plana. Tuvo una infancia normal, hasta el 22 de marzo de 1982, cuando tan solo tenía 6 años de edad, y cometió la travesura de subirse a un poste de alta tensión, sufrió una terrible descarga, a consecuencia de la cual perdió el brazo izquierdo y mitad del derecho, consigna la biografía de su web oficial.

                Estuvo cinco meses internado y no se detuvo. Realizó diversos estudios, entre ellos dentro de la rama administrativa, y se impuso ante cada adversidad.Su relación con la natación tuvo un origen casual. En 1998 iba a jugar con el equipo de fútbol sala. Allí conoció a la gente que lo metería de lleno en la actividad que realiza hasta hoy.Su primera competición oficial fue el campeonato autonómico de Madrid en febrero de 1999. Allí consiguió dos medallas, una de oro en 100 metros braza y una de bronce en 50 metros libres.Su consagración definitiva en el mundo de la natación adaptada tuvo lugar en los campeonatos de España donde se proclamo campeón de España en 50 metros libres, 50 metros mariposa, 100 metros braza y 4 x 50 estilos, subcampeón en 100 metros libres y 4 en 4 x 100 libres.Faltaba más.

             El punto más alto de su carrera deportiva se produjo en los Juegos Paralímpicos de Sydney 2000 (Australia). Allí fue campeón paralímpico en 50 metros mariposa, 4 x 5º metros estilos y 4 x 50 metros libres, además de batir los records del mundo.  

Anuncios