En este trimestre hemos empezado a trabajar algo de ORIENTACIÓN. ¿Qué todavía no lo tienes claro? Vaya tela killo!! Aquí os dejo algunas nociones que os servirán de ayuda para profundizar más en el tema y no os “despistéis”. Orientarse por favor!!!

mapbruju.jpg

DEPORTE DE ORIENTACIÓN

Desde tiempos remotos, la lucha entre el hombre y la naturaleza ha sido constante. El deporte de orientación mantiene vivo ese espíritu de lucha y de superación en estos tiempos modernos, junto con una demostración muy particular de amor por el medio ambiente.

¿En qué consiste?
El deportista, llamado orientador, compite, con ayuda de una
brújula y de su instinto, por llegar a un punto señalado en un mapa en el menor tiempo posible. Quien interprete mejor lo que indica el mapa y sepa escoger la ruta más certera para llegar al punto de destino tendrá grandes posibilidades de resultar triunfador.

¿Dónde se practica?
El entorno natural es el escenario de este deporte. Un monte, un parque o un bosque pueden resultar perfectos para que hombres y mujeres compitan, sin distingos, en igualdad de condiciones. La única salvedad, entre sexos, es la ubicación de los puntos de control y la distancia del recorrido de esta práctica deportiva.

¿Cuáles son las normas?
Las normas de procedimiento comienzan desde el mismo momento en que se toma la salida. Los participantes, que bien puede tratarse de un grupo o una única persona, deben visitar, en el orden establecido, las balizas o señales fijas que sirven de marca para orientar. Todas ellas, aparecen reflejadas en el mapa. Serán visibles, sobre el terreno, a una altura aproximada de un metro, en relación al suelo.

Una vez que se haya pasado por cada una de las balizas, se debe anotar en la tarjeta que, con tal fin, el orientador debe disponer desde la línea de salida. La pinza de marcación existente en el lugar de control será la herramienta a utilizar para marcar la ficha o tarjeta.

Todo aquel orientador que no encuentre o no pase por alguno de los controles indicados quedará eliminado de la competición. La persona eliminada debe desprenderse inmediatamente del dorsal de orientador y regresar a la salida / llegada sin dar, obviamente, ninguna indicación al resto de participantes que continúen en la competición.

Por lo tanto, está rigurosamente prohibido seguir o hablar con otros participantes. Se evita, también, de este modo, beneficiarse de la acertada orientación que pueden tener los rivales.

Manos a la obra…
Practicar deporte de orientación, no requiere, en absoluto, de grandes costos de inversión. Todo orientador necesita un equipamiento mínimo para adentrarse en este deporte. Además de la consabida ropa deportiva (calzado cómodo, ropa de abrigo en caso de enfrentarse a temperaturas bajas…) hay otros accesorios que son la base sobre la que se desarrolla el deporte.

Mapa o plano: se entrega al orientador antes del inicio de la prueba. Debe ser un mapa exacto y detallado. No es un mapa convencional. El participante debe tener muy en cuenta las leyendas y los símbolos representados sobre el papel. Cuantos más detalles ofrezca el mapa sobre qué se puede encontrar el orientador sobre el terreno, mejor.
Brújula: es un complemento al mapa. Sirve, fundamentalmente, para fijar el rumbo que se quiere tomar para lograr el triunfo en la competición.

bruja-mapa.gif

Tarjeta de control: constata que el orientador ha pasado por cada uno de los controles establecidos. El participante recibe la tarjeta de control al inicio y debe entregarla a la organización, en caso de ser una competición oficial, a la llegada para examinar las anotaciones. Entre esas anotaciones deben figurar las marcas hechas en los puntos de control.
Pinza de marcación: es una tenaza, ubicada en cada uno de los puntos de control. Perfora la tarjeta de control con distintas formas lo que permite identificar cuáles son los puntos de control visitados por el participante.

MODALIDADES DE ORIENTACIÓN

Hay cuatro modalidades de práctica del deporte de orientación. Todas ellas son un conjunto de esfuerzo físico, autocontrol y conocimiento del terreno.

A pie
Es la más tradicional. El orientador lucha “contra los elementos” a solas, tan sólo con la ayuda de un mapa y una brújula.

Se diferencian 4 tipos dentro de esta modalidad. En primer lugar, dentro del tipo unipersonal, figura la distancia clásica, que requiere de un gran esfuerzo físico y mental. Su duración se puede alargar en el tiempo varios días. El participante debe demostrar altas dosis de resistencia sobre el terreno.

Frente a esto, la distancia corta se caracteriza por ser menos extrema. Al orientador le puede llevar escasamente una hora completar el trayecto.

El tiempo más corto corresponde a la orientación en parques donde la duración no suele exceder de los 15 minutos, puesto que el lugar no entraña dificultades extremas.

La modalidad se completa con las competiciones grupales como la orientación por relevos, conformada por equipos de hasta 4 participantes.

3431ac.jpg

En bicicleta
En esta modalidad se añade la complejidad de conducir una bicicleta de montaña. El orientador deberá enfrentarse, por lo general, a escarpadas y pronunciadas pendientes, sin poder salirse del recorrido marcado.

Con esquís
La complejidad es evidente. A la propia dureza del entorno, se añade la velocidad a la que compite el orientador, obligándole a tomar decisiones sobre rutas… en un tiempo récord.

De precisión
Lo importante no es la velocidad y rapidez de movimiento sino el saber identificar las balizas o puntos de control que se indican en el mapa. Es decir, la velocidad y rapidez mentales. Está abierto, por ello, a personas con minusvalías físicas, permitiéndose la asistencia física a quien así lo solicite.

Enlaces de interés:

apuntesdeorientacion.pdf

http://www.fedo.org/ Federación Española de Orientación

http://www.web-fado.com/ Federación Andaluza de Orientación

 

 

 

Anuncios