BLOG DE EDUCACIÓN FÍSICA

Donde todo será tan importante como queramos que sea

Los mitos de la Actividad Física

Posted by mvillard en junio 15, 2008

Nacen en el deporte de alta competencia, en agresivas campañas publicitarias o en el heterogéneo universo de las dietas populares. Mal entendidos o mal aplicados, el boca a boca los instala posteriormente en la vida cotidiana, trayendo a veces más efectos no deseados que beneficios: son mitos relacionados con la actividad física, saberes pseudocientíficos que no sólo circulan entre los deportistas ocasionales, sino que son difundidos frecuentemente por médicos no especializados, padres o entrenadores, según se afirma en entidades especializadas en medicina del deporte y en prevención. Cuáles son los más comunes y cuáles sus consecuencias. Cómo prevenirse.

1- Cualquier actividad física o deporte es adecuado para la salud

Falso. Hasta los propios médicos suelen tomar como sinónimos a actividad física y deporte, pero no se trata de la misma cosa. Gabriel Tarducci es director del área de Actividad Física del Programa de Prevención del Infarto en la Argentina (PROPIA) y destaca que el deporte no siempre está relacionado con la salud. Agrega que su práctica -que implica competencia, estrés y dificultad para regular el esfuerzo- puede representar un riesgo para personas no preparadas, sin historia deportiva o también para fumadores, obesos o hipertensos. La práctica deportiva no está indicada ni prohibida en materia de salud: pero en determinados casos se requieren controles médicos previos antes de realizarla. Lo que se llama “actividad física” sí se relaciona directamente con la vida sana y hasta la Organización Mundial de la Salud recomienda practicarla durante 30 minutos diarios todos los días. En esa denominación se incluyen prácticas sencillas, como caminar, bailar o andar en bicicleta. Son, dice Tarducci, fáciles de incorporar a la vida cotidiana. Y lo ilustra diciendo que basta prescindir del auto y de los ascensores para eliminar 4 kilos y medio de grasa corporal en un año y evitar el sedentarismo, considerado un factor de riesgo cardiovascular. Hacer las tareas domésticas sin el auxilio de tecnología (barrer con escoba y lavar la vajilla a mano) implica la pérdida de entre 1 y dos kilos anuales de grasa corporal y dejar atrás el sedentarismo. La Organización Mundial de la Salud recomienda 30 minutos diarios de actividad física moderada todos los días de la semana.

2-Con practicar un deporte una vez por semana es suficiente para estar bien

Una costumbre extendida entre quienes tienen trabajos sedentarios es la de intentar mantenerse activos practicando un deporte una vez por semana. Los especialistas no dudan y afirman que, antes que hacer eso, es preferible no hacer nada. ¿Por qué? Porque quien practica un deporte una vez por semana se expone a todos los riesgos asociados y no obtienen ningún beneficio, ya que esta frecuencia no tiene impacto sobre variables biológicas como la tensión arterial, el funcionamiento cardíaco o el metabolismo. El resultado es un aumento de las lesiones musculares y tendinosas y osteoarticulares. Y hasta de la muerte súbita, cuyos índices se triplican entre aquellos que hacen deporte una vez por semana, según indica el platense Alberto Ricart, presidente de la Federación Argentina de Medicina del Deporte y titular de la cátedra de Fisiología del Ejercicio de la UNLP. La medida ideal es practicarlo todos los días de la semana, pero como eso resulta generalmente muy difícil se recomienda hacerlo entre 3 y 5 veces y por lo menos una hora por día. Una excepción: según trabajos hechos por el PROPIA, los chicos en edad escolar registran un buen impacto sobre la salud cuando hacen actividad física dos veces por semana.

3 – La actividad física, para que sea efectiva, tiene que producir dolor0

Es un mito muy difundido, pero sin ningún fundamento científico. Por el contrario, los especialistas indican que el dolor físico posterior a la práctica sólo demuestra una cosa: que la actividad no se hizo bien: “Si uno tiene dolores musculares después de una actividad física, es porque sobreexigió los músculos. Es ejercicio bien prescripto incluye una buena entrada en calor, un esfuerzo progresivo y no ir más allá de la capacidad de cada uno”, dice Gabriel Tarducci. Para Ricart hay indicadores claros que el cuerpo percibe al realizar una actividad. Cuando el cansancio y hasta la molestia aparecen, son señales de que el trabajo es adecuado a la persona que lo hace y de que no existe una sobreexigencia. Las cosas cambian cuando aparece el dolor, porque éste siempre es patológico y está anunciando que el trabajo es excesivo.

4 – La natación es el más completo y beneficioso de los deportes

Los especialistas indican que a menudo se cargan las tintas sobre los beneficios de la natación, que aunque buena, muchas veces aparece como idealizada. Así, es una actividad frecuentemente recomendada por los propios médicos para mujeres que padecen osteoporosis, aunque resulta inconveniente para estos casos. “El agua hace que el cuerpo pese menos y el esqueleto requiere del peso corporal para una buena salud osteoarticular. Cada minuto que se pasa en el agua se pierde masa ósea. Por eso, aunque muchos médicos la recomiendan para la mujer post menopáusica, lo cierto es que entraña un riesgo de osteoporosis, a menos que se complemente con alguna actividad que implique la sobrecarga de peso, como el uso de pesas o mancuernas”. Del mismo modo, la natación suele ser recomendada como deporte exclusivo para los chicos asmáticos, aunque ahora los especialistas en asma optan por incluirla en una diversidad de deportes.

5 – Sudar abundantemente es bueno para perder peso

La consecuencia de este mito puede observarse en distintas postales vinculadas a la actividad física en la ciudad: hombres adultos que juegan al fútbol 5 vistiendo camperas de nylon o personas de ambos sexos que al trotar en parques y plazas dejan escuchar el sonido del nylon con el que envuelven el abdomen, pretendiendo así sudar artificialmente. El efecto de esta práctica es absolutamente el contrario al que se busca, aseguran los especialistas. De este modo se ralentiza la pérdida de grasa, al tiempo que se aumenta la exposición a una hipertermia que puede provocar deshidratación y alteraciones cardiovasculares, metabólicas y endócrinas. Y hasta aumenta el riesgo de padecer calambres por la pérdida provocada de sodio y potasio.
Al mismo tiempo, según indica Tarducci, se acelera la sensación de fatiga, por lo que la actividad física termina antes.

6 – Hay que hidratarse antes o después de la actividad física, pero nunca durante

Este es un mito muy difundido entre las madres, que impiden que los chicos se hidraten durante la práctica de deportes y ejercicios. Como sucede con muchos de estos saberes de dudoso origen, no tiene fundamentos. En realidad, la importancia de la hidratación es mayor antes y durante la práctica que después. La realidad, dicen los especialistas, es que durante la actividad se pierde agua de las células, razón por la cual se recomienda hidratarse antes y durante la actividad. De lo contrario se corre riesgo de deshidratación y de hipertermia.

7 – Las vitaminas y minerales dan más fuerza

Desde la Federación Argentina de Medicina del Deporte se advierte una práctica cada vez más común, basada en otro mito infundado según el cual “las vitaminas y minerales dan más fuerza”: la de los padres que se acercan a los consultorios para pedir la prescripción de vitaminas para sus hijos, “porque practican mucho deporte”. Alberto Ricart, presidente de esa entidad, destaca que las vitaminas y minerales no dan más fuerza. Apenas si pueden mejorar el metabolismo y ayudar a hacer mejor una actividad. Pero la ingesta de este tipo de productos sólo tiene sentido cuando se detecta previamente, a través de un diagnóstico médico, que se necesitan esas vitaminas. De lo contrario se corre el riesgo de desencadenar una hipervitamonosis por exceso de hierro o potasio.

8 – Correr en la cinta provoca celulitis y várices

Un mito vigente que carece por completo de fundamento, dicen los especialistas, que también explican las razones que lo hacen posible: “las personas que tienen várices y no lo saben, al quemar grasas a través de la carrera en la cinta provocan que esas várices ocultas se hagan visibles. Pero que se hagan visibles no quiere decir que se produzcan por esta actividad. Ya estaban, pero por la grasa no se veían. La cinta es buena también en estos casos: el trote y la caminata están indicados como beneficiosos para las personas que tienen várices”, dice Ricart.

9 – Trabajar los músculos ayuda a las mujeres a mejorar los glúteos

Gabriel Tarducci, desde el PROPIA, subraya la falsedad de este mito, muy difundido entre las mujeres: “la forma del cuerpo femenino está determinada por la distribución de las grasas. Entonces, trabajar los músculos de la cola no ayuda a mejorar la silueta. Esto es poco sabido, aún en los gimnasios y muchas mujeres centran todo su trabajo para mejorar la figura en la reducción de grasas. Pero cuando las grasas caen por debajo de cierto nivel en el organismo femenino, el cuerpo se masculiniza, porque se hacen más visibles los huesos y los músculos, algo que es más característico, naturalmente, de la anatomía masculina”.

10 – Consumir azúcar antes del ejercicio aumenta el rendimiento

Esto es reconocido como una verdad a medias, sólo para el ámbito de la alta competencia. Pero desde allí ha sido traspolado a la persona común que no sólo no encuentra ningún beneficio en el consumo de azúcar antes del ejercicio, sino que puede encontrar más de un perjuicio, dicen los especialistas. En el deportista de alto rendimiento el consumo de azúcar antes de la actividad -en cantidades mínimas y rigurosamente calculadas- se utiliza para prevenir la fatiga prematura. “En la persona que va a correr a la plaza es totalmente inconducente y poco recomendable, porque precisamente la idea es reducir el consumo de azúcar para prevenir la diabetes y la obesidad”, dice Tarducci. El especialista en actividad física del PROPIA afirma que, como ésta, otras premisas de la alta competencia llegan a la gente que practica deportes o hace actividad física fuera de esa ámbito y las adopta sin que se justifique y aún cuando implica riesgos.

11 – Todos los deportistas necesitan creatina

La creatina es una proteína. Un aminoácido derivado de las carnes rojas, cuyo consumo se extendió en los últimos tiempos entre quienes practican deportes de fuerza, tanto de manera profesional como amateur. Para Alberto Ricart, en más del 90% de los casos se trata de un consumo innecesario. ¿Por qué?: “porque por la dieta que tenemos los argentinos, rica en carnes rojas, el déficit de creatina es muy poco habitual. Entonces se dan casos en los que entrenadores recomiendan el consumo de creatina a planteles enteros, cuando no lo necesitan y no sólo eso: cuando su consumo innecesario entraña riesgos, como el aumento excesivo del peso corporal y la alteración del funcionamiento hepático y el renal”.

12 – Es arriesgado que los chicos asmáticos hagan deportes

Hay un clásico del folclore educativo que desvela a los especialistas en asma y es que muchas veces los mismos profesores desalientan que los chicos asmáticos practiquen deportes, por miedo a que les genere algún problema. Sin embargo, ese impedimento sólo es válido en los momentos de crisis. En cualquier otro momento el chico asmático “debe hacer actividad física y practicar varias disciplinas y no sólo natación”, según indica Ricart. Este problema motivó recientemente una jornada promovida por el programa de Asma Infantojuvenil (PROBAS) y el Servicio de Vías Respiratorias y Alergias del Hospital Gutiérrez para instar a los docentes a promover el deporte en asmáticos. Los profesionales destacaron que es conveniente que los chicos asmáticos hagan educación física junto a sus pares. Y destacaron los beneficios psicológicos, además de los físicos, que eso les reporta.

13 – Los suplementos energéticos son siempre útiles

También llamados por los especialistas “ayudas ergogénicas”, los suplementos energéticos sólo se consideran útiles cuando vienen de la mano de una prescripción médica, según indican en el Propia. De lo contrario se consideran innecesarios y hasta inconvenientes en la medida en que lo es cualquier sustancia artificial que se incorpora al organismo sin necesidad. Los especialistas advierten también sobre la frecuente autoprescripción de estos productos. E indican que a pesar de que hay métodos de diagnóstico accesibles para conocer las necesidades de cada persona que hace actividad física en esta materia, no está muy difundido su uso.

14 – Los deportes de esfuerzo masculinizan a la mujer

“Hasta hace 40 años había un límite para que una carrera fuera corrida por una mujer: los 10.000 metros. Al género femenino le estaba prohibido correr distancias mayores, así como también practicar cualquier deporte de esfuerzo, recuerdan en la Federación de Medicina del Deporte. El fundamento para esa prohibición era la creencia de que el deporte de esfuerzo masculinizaba a la mujer, alteraba su biología y hasta hacía peligrar su fertilidad. “Actualmente, cuando no hay deporte que no tenga su categoría femenina y la mujer juega al fútbol tanto como boxea, este mito ha perdido fuerza”, dice Alberto Ricart. Pero no ha desaparecido totalmente y a menudo es la creencia en la que se funda más de un prejuicio, razón por la cual desde las entidades especializadas todavía lo cuentan entre los mitos vigentes en el mundo del deporte y la actividad física.

15 – Conviene hidratarse con bebidas especiales

Al mundo de la publicidad, la actividad física le debe más de un mito. Uno de ellos es el que dice que para hidratarse después de la práctica deportiva se necesitan bebidas especiales. Según indican en el PROPIA, esto puede representar una ventaja para los deportistas de alta competencia, pero para la persona que sale a correr por la calle y que muchas veces adopta esa práctica, no representa un beneficio especial. “Las bebidas especiales acortan los tiempos de recuperación y eso puede ser importante para el atleta que termina una competencia y pronto debe afrontar otra. Pero la persona que sale a correr por la calle o va al gimnasio basta que se rehidrate con agua potable. Una recuperación rápida no le va a resultar más beneficiosa porque es probable que no vaya a volver a hacer actividad física hasta el día siguiente”, dice Tarducci.

FUENTE: http://www.eldia.com.ar/edis/20080608/revistadomingo0.htm#

About these ads

6 comentarios to “Los mitos de la Actividad Física”

  1. marcelo ansieta said

    CONFORME A LO QUE ENCONTRADO LE SOLICITO , A QUIEN TENGA, INFO SOBRE LOS BENEFICIOS DEL DEPORTE EN EL SENTIDO DE BUSQUEDA DE LIDERAZGOS Y ANTI STRESS. GRACIAS

  2. [...] Lee verdades y falsedades en el blog de Educación Física; donde todo será tan importante como que…. (No Ratings Yet)  Loading … [...]

  3. melendor said

    Os recomiendo una tabla de ejercicio para este verano que hará las delicias de los vaguetes:
    http://es.youtube.com/watch?v=zNBx-TYI2nA
    Un poco de humor nunca viene mal

  4. [...] Blog de EF. [...]

  5. [...] Los mitos de la actividad física. [...]

  6. Pretty section of content. I just stumbled upon your web site
    and in accession capital to assert that I get in fact enjoyed account your blog posts.

    Any way I’ll be subscribing to your augment and even I achievement you access consistently fast.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 30 seguidores

%d personas les gusta esto: